Las Semillas en nuestra alimentación diaria


La incorporación de semillas a nuestra alimentación nos brinda efectos beneficiosos que mejoran nuestra salud y nuestra calidad de vida.

Las semillas, contienen un alto contenido de proteínas, grasas mono y poliinsaturadas y son buena fuente de fibra, vitaminas B1, B2, E, calcio, fósforo, potasio, hierro y están envueltas de una cubierta protectora.

Son un valioso complemento de las comidas principales, son fáciles de transportar y consumir, no necesitan cocción, y al ser fuente completa de nutrientes, generan rápida saciedad.

Los Efectos Beneficiosos son: Reducir los niveles de Colesterol, Ayudar a regular la Presión Arterial y a prevenir y tratar la Anemia.

Son indicadas para tratar y prevenir la Osteoporosis y Ayudan a combatir y prevenir el Estreñimiento.


En general se recomienda consumir las semillas crudas. Se pueden tostar para intensificar su sabor en el momento del consumo y con cuidado de no exceder el tiempo para evitar degradar los nutrientes.

Las semillas representan la mejor forma de complementar platos carentes de proteínas y ácidos grasos.

Se pueden incorporar a ensaladas, comidas principales y postres.



Semillas de Lino:


Las semillas de lino poseen gran cantidad de fibra dietética, son la fuente vegetal más rica que se conoce de ácidos grasos Omega 3 y la fuente más rica de estrógenos débiles.

Su cantidad de fibra es superior a cualquier otro cereal, es muy aconsejable en dietas para la reducción de peso, para reducir el colesterol y prevenir el estreñimiento.

El Omega 3 que posee el lino, supera al del pescado o a cualquier vegetal o
cereal.

La riqueza de las semillas de lino se concentra en sus propiedades antioxidantes, protectoras del corazón, antitrombogénica, reguladora de los niveles de colesterol y anticancerígena (tumores de mama, colon y próstata).

Consumir la semilla entera remojada o molida en el momento.Tienen un alto porcentaje de calorías y proteínas.


Semillas de Sésamo:



Las semillas de sésamo ayudan a reducir y controlar los niveles de colesterol ya que su aporte de lecitina es incluso mejor en cantidad que la soja.

Al estar muy equilibradas a nivel de sodio y potasio, son un excelente alimento para tener un buen equilibrio hídrico.

En la medicina china las semillas se sésamo son utilizadas para lubricar el corazón, el hígado, los riñones, el páncreas y los pulmones.

Por su contenido de hierro, estas semillas se recomiendan en períodos de debilidad o anemia.

Colaboran en casos de rigidez de las articulaciones y por su gran aporte de calcio es muy aconsejable el consumo en embarazadas y durante la menopausia.


Semillas de Girasol:



La incorporación de las semillas de Girasol a nuestra alimentación, no solo contribuirá a mantener la salud sino que además se verán favorecidos el cabello y la piel.

Son además un alimento hipergraso muy rico en minerales y algunas vitaminas y ayudan a reducir las lesiones, por lo tanto son recomendables para los deportistas.

Son beneficiosas para la actividad cerebral gracias a sus altos niveles de fósforo y magnesio.

Contienen vitamina E que es recomendable para la nutrición de la piel, ya que además es un antioxidante.

Poseen un alto porcentaje de aceites insaturados, estos aceites no sólo ayudan a movilizar tejido graso acumulado, sino también a reducir el colesterol LDL o malo.

Por su contenido en antioxidantes, las semillas de girasol mejoran el metabolismo celular y de todo el organismo.

Es un alimento rico en fibra dietética y se considera un alimento con alto valor de saciedad. Se consumen como aperitivo, desechando la cubierta externa.

Las semillas de girasol son un alimento ideal para incorporar en una dieta hipocalórica.

Se pueden consumir en el desayuno, merienda o en una colación, reemplazando galletas o pan. De esta forma se incorporan no sólo calorías e hidratos de carbono, sino también nutrientes que nos pueden ayudar a perder peso en forma saludable.





Fuente:
http://cocinanaturista.blogspot.com/

Imágenes:
Fotos Digitales Gratis

www.fotosdigitalesgratis.com